Download Free Designs http://bigtheme.net/ Free Websites Templates
Spanish English

El pasado 17 de abril la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), anunció que el jugador Alex Cabrera deberá cumplir una sanción de 50 juegos por incumplir el Programa Antidopaje, por segunda ocasión.

Cabrera quien fue sometido a un control antidopaje el pasado 21 de diciembre de 2016 (luego de 7 intentos fallidos por parte de la LVBP), arrojó resultados analíticos adversos en las sustancias ESTANOZOLOL y ADDERALL. En vista de esto la LVBP dio apertura al procedimiento disciplinario correspondiente.

Es importante señalar que Cabrera solicitó al comienzo de su participación en la Temporada 16-17 del béisbol venezolano, una Autorización de Uso Terapéutico (AUT), ante el Comité Antidopaje de la LVBP, para que se le permitiera el consumo de la sustancia ADDERALL. Por lo cual, a efectos del procedimiento disciplinario abierto, el Comité solo tomó en consideración la sustancia ESTANOZOLOL (esteroide que permite el aumento de la masa muscular).

Este tipo de procedimientos no son ajenos al jugador, quien con este nuevo caso, suma su cuarto procedimiento disciplinario de dopaje en distintas ligas:  En el año 2007 en la MLB, en el 2014 en la Liga Mexicana de Béisbol y en los años 2015 y 2016 en la LVBP.

Sin embargo, resulta curioso que, hasta la fecha, Cabrera no ha cumplido con ninguna de las sanciones que le han sido impuesta en cada uno de los procedimientos, ya que en la mayoría de los casos ha alegado en instancias superiores alegando que se le ha violado el debido proceso.

En vista de los antecedes antes señalados, nos preguntamos, ¿será que Cabrera apelará la reciente decisión tomada por la LVBP, alegando la violación del debido proceso?; y ¿será que esta vez la justicia irá de la mano del juego limpio y condenará la conducta reiterada del jugador?

 

Ninguna de las preguntas antes planteadas cuenta en este momento con una respuesta exacta, solo queda esperar el actuar de las partes involucradas. Por nuestra parte, esperamos en esta oportunidad reine la justicia y no la trampa.