Download Free Designs http://bigtheme.net/ Free Websites Templates
Spanish English

Por: Marian Fernandes

@marianferochoa

 El fútbol venezolano está minado de rumores sobre el amaño de partidos luego de que el delantero de Trujillanos F.C, Orlando Cordero denunciara posterior al encuentro entre Caracas F.C y Trujillanos F.C, que efectivamente algunos de los integrantes de la plantilla aurimarrón habían negociado partidos frente a sus rivales en primera división.

Estos actos no solo perjudican la imagen del jugador sino que al mismo tiempo ponen en duda la entereza del Club. Esta conducta es sancionada por la FIFA y así lo establece el Código Disciplinario de la FIFA en su artículo 62, por lo que toda persona relacionada con este tipo de hechos podrá ser sancionada no solo con una multa sino además con una inhabilitación de por vida para cualquier actividad relacionada con el fútbol.

Asimismo, el Código de Ética de la Federación Venezolana de Fútbol por medio de su artículo 26, faculta al Club al que pertenezca el jugador que esté involucrado en estos hechos para rescindir el contrato que suscribiera con este. Además esta sanción establece que el jugador será expulsado de la FVF.

La diferencia fundamental entre la dos sanciones es que la inhabilitación (FIFA)  es de por vida pero en el caso de la expulsión (FVF) el jugador puede ser re-admitido  en el fútbol profesional.

Trujillanos F.C mediante un comunicado oficial exhortó a la justicia venezolana así como a la FVF a que tomara medidas en contra de los amaños de partidos. Por su parte el Club interpuso frente al Ministerio Público una solicitud formal de investigación en relación a lo ocurrido, alegando que esta situación no solo desmejora al fútbol nacional sino que además perjudica la imagen del Club y el significado del fútbol.

Esperemos la FVF realmente tome medidas frente a tan reprochable y deplorable actuación de los jugadores y demás actores en el fútbol venezolano, pues al igual que otras situaciones esto no hace más que dañar y seguir arrebatándole la credibilidad al fútbol nacional.