Download Free Designs http://bigtheme.net/ Free Websites Templates
Spanish English

Por: Mario Fernández

@Mariofnnzr

 

La semana pasada se reavivaron las esperanzas  para el fútbol argentino de cara a la próxima cita mundial de mayores, pues se confirmó el levantamiento de la sanción impuesta por la FIFA a Lionel Andrés Messi, figura principal de la selección argentina y uno de los mejores futbolistas de la historia, la cual le dejaba sin jugar por las próximas cuatro fechas de las eliminatorias al mundial de Rusia 2018.

El día 23 de marzo se enfrentaron en el marco de la fecha 13 de las Clasificatorias sudamericanas al mundial de Rusia 2018 la selección argentina y la selección chilena. En ese encuentro, al parecer Messi pronunció palabras injuriosas en contra de un árbitro asistente. A raíz de lo cual, el 28 de marzo la Comisión Disciplinaria de la FIFA suspende al jugador por cuatro fechas de la eliminatoria y le impone una multa de 10.000 CHF. Las fechas de suspensión comprendían los partidos de Argentina contra Bolivia en La Paz, Uruguay en Montevideo y contra Venezuela y Perú en Argentina.

No obstante, el 4 de mayo la Comisión de Apelación de la FIFA falló a favor de Asociación de Fútbol Argentino (AFA) y desestimó la decisión de su Comisión Disciplinaria, mediante la cual, en aplicación del artículo 77.a del Código Disciplinario de la FIFA (CDF), se declaró a Lionel Messi culpable de infringir el artículo 57 al pronunciar palabras injuriosas contra un árbitro asistente.

La Comisión de Apelación de la FIFA consideró reprochable la conducta de Messi en dicho incidente, no obstante, determinó que las pruebas disponibles no eran suficientes para demostrar según los estándares adecuados, es decir, de manera completamente satisfactoria para los miembros de la Comisión de Apelación, la aplicabilidad del artículo 77.a del CDF.

Cabe acotar que la estrategia legal de la AFA se basó en que la FIFA no podía actuar de oficio en ese caso. Para sancionar de oficio la Comisión Disciplinaria debe probar que existió una falta que el árbitro del partido Argentina vs. Chile no reportó y no sancionó.

No obstante, la razón fundamental de la decisión tomada por la Comisión de Apelación de la FIFA  fue la falta de pruebas y es que la Comisión consideró que en los tres (3) videos donde se mostraban los supuestos insultos de Messi, no eran claros esos insultos. Ante esta situación, la Comisión de Apelación valoró primordialmente la declaración del árbitro, quien dijo no haber escuchado los insultos del jugador argentino.

En este caso resulta interesante ver cómo la Comisión de Apelaciones de la FIFA tomó la radical decisión de eliminar la sanción, en vez de rebajarla como muchas veces ocurre. Sin embargo, parece no haberle quedado otra opción, puesto que los elementos no fueron suficientes para aplicar la suspensión.

 

Con esto la FIFA demuestra independencia y rigor jurídico, y por otra parte, Argentina celebra la “vuelta” del mejor de sus jugadores.